EL MARQUÉS DE YESTEL

16,50

Categorías: , ,

About The Author

GUILLERMO JIMÉNEZ PAVÓN

Soy un andaluz, que en el 1971 emigró junto con toda su familia a Barcelona. Soy el cuarto de nueve hermanos (cuatro chicas y cinco chicos). Siempre me había gustado escribir, pero por un motivo u otro, no lo había podido hacer, hasta pasado los cuarenta. Había tenido que trabajar muchas horas cuando estaba soltero, para ayudar en casa. Luego cuando me casé, tampoco disponía de mucho tiempo, porque tenía que sacar a mis hijas adelante, por lo tanto no podía.He trabajo en una empresa de logística y hoy en día estoy jubilado. Me gusta todo el deporte en general y el fútbol en particular. Escribo (como aficionado) poesías, cuentos y novelas. Me gusta leer diarios, para estar informado de cómo va este sufrido mundo. También cuando puedo leo algún libro.

Cándido era un joven estudiante de ingeniería, que estudiaba en la Universidad de Salamanca. Un día fue llamado por su madre, porque su padre (repentinamente) había enfermado gravemente. Lo estuvo visitando uno de los mejores médicos de la zona y le diagnosticó que había adquirido alguna sustancia tóxica mortal. Días más tarde, fue acusado de asesinato y juzgado. Unos días antes había ido al pueblo y, cuando regresaba a la ganadería se encontró en el camino, a un hombre herido de muerte y que una hora antes había tenido una pelea con él.Por este hecho de asesinato, que él no había cometido, fue condenado a treinta años de cárcel. Después de llevar un tiempo recluido, en uno de los peores penales del país y de padecer tantas desgracias, se le brindó una ocasión de oro para escapar de aquel infierno y demostrar su inocencia. En un barco mercante se marchó a Colombia, donde la suerte le sonrió y pudo amasar una considerada fortuna. Después de siete años en Hispanoamérica, volvió a España con la idea de aclarar la muerte de su padre y demostrar su inocencia. Para hacerlo y, teniendo grandes sospechas, sobre cómo había sido asesinado su padre, se convirtió en Marqués, adquiriendo nueva identidad, para poder llevar a cabo su cometido.