Nuestros libros de autores muy jóvenes

Nuestros libros de autores muy jóvenes

Publicar la primera novela siempre provoca una sensación de autorealización difícil de conseguir en otros ámbitos de la vida. Crear una obra artística, o literaria en este caso, es una auténtica proeza digna de celebrarse. Si encima el autor de esa primera pieza narrativa es un autor inusualmente joven, la hazaña resulta más singular y loable.

Todos estos libros que presentamos hoy están escritos por autores realmente precoces. Cuando sus obras llegaron a la editorial, pronto consiguieron la atención y la consideración de sus editores, que vieron en ellos historias inéditas y frescas, así como voces singulares que tenían mucho que aportar al universo literario actual. Estos cinco libros llevan la firma de autores menores de 30 años y todos son relatos subyugantes y esperanzadores.

Fantasía adolescente y un legado mítico

Solo 22 años tiene la autora de El jardín del Nigromante: “La maldición de la diosa”, una oda a la mitología clásica escrita por Thais G. C. Este libro de género fantástico está protagonizado por un grupo de jóvenes que descubre que entre sus antepasados hay criaturas sobrenaturales. Estos seres míticos de su árbol familiar renunciaron a su destino en ocasiones por amor, hasta que su legado es ahora rescatado por sus descendientes directos. Unidos por este peculiar legado común, se verán ahora obligados a enfrentarse a una aventura peligrosa. Herederos de sirenas, brujas, vampiros o fantasmas, los chavales serán empujados a poner fin a una maldición que ha pesado sobre sus familias desde hace siglos.

 

Portada del libro El jardín del Nigromante

Historias que se adentran en terrenos más oscuros

Pese a su juventud, algunos de nuestros autores noveles de menor edad no han dudado en reflejar en sus primeras obras crudas realidades, tramas terroríficas o traumas insondables. Es el caso de la novela El baile de las doce y media, de Gemma Palacio, que cuenta el particular descenso a los infiernos de tres chicas adolescentes unidas por su pasión por la danza. Una actuación inesperada les llevará a conocer sin quererlo el sórdido mundo de la prostitución y los bailes eróticos. ¿Podrán salir indemnes de ahí?

 

Portada del libro El baile de las doce y media

También con el “baile” en el título pero de tono y temática muy distinto, es el libro de Gonzalo Franco Ordovás. Baile persecutorio se estructura en tres partes y ofrece una sucesión de relatos que exploran la melancolía, la culpa o la redención. La fuerza expresiva de su narrativa continúa la estela de otros autores transgresores de la literatura que han inspirado a Gonzalo.

Con menos de treinta años, este joven ha contruido historias vertiginosas que, según nuestros editores, no dejarán indiferentes a los lectores.

 

Portada del libro Baile persecutorio

El amor como denominador común

Estas otras dos obras literarias de jóvenes voces exploran las raíces y sustentos de la idea de Amor desde enfoques muy diversos. Más tradicional es la óptica de No son mariposas, de la veinteañera Kristina Schwartzman. En ella, la joven refleja la historia sentimental de dos almas muy diferentes: una chica alocada con seguridad en si misma, ambiciosa y llena de vitalidad que irradia energía por los cuatro costados. No obstante, su carácter optimista e ingenuo y, sobre todo su relación con el otro personaje clave de la historia, le llevará a darse de bruces con la realidad y a planterse preguntas que nunca se había hecho. Todo ello gracias a su aventura con un joven sin miedos ni preocupaciones y de personalidad magnética. Juntos hilvanan una apasionada narración sobre el inevitable paso a la madurez con la que muchos se sentirán identificados.

 

Portada del libro No son mariposas

Palomitas para enamorarse aborda el amor y la identidad desde otra perspectiva, original, fresca y ecléctica. Según sus editores, como “ejemplo de opresión”. A lo largo de las páginas del debut de Iris Martín, que mezcla realidad y ficción, vemos cómo se entremezclan en sus protagonistas sensaciones diversas, sentimientos encontrados y procesos inconscientes. Los personajes son un reflejo de los anhelos, emociones y búsquedas de la propia autora, de tan solo 18 años de edad.

 

Portada del libro Palomitas para enamorarse

 

 

 

 

 

5 libros para regalar esta Navidad

28 diciembre, 2019

6 obras de Autografía que fueron un éxito en 2019

28 diciembre, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *